Archivo de la categoría: Uncategorized

Sarah Harmon, new Global CEO of Sngular

(Carta interna a empleados de Sngular)

Hola sngulares,

Me es muy grato comunicaros que Sarah Harmon se incorpora con nosotros, en Sngular, en calidad de Global CEO.

Este es un rol nuevo para Sngular que nos hacía falta hace tiempo. Por fin hemos encontrado a la persona adecuada para desempeñarlo. 

Con el fichaje de Sarah no sustituimos a ninguna de las personas de la actual dirección de la compañía. Tanto yo, como Presidente Ejecutivo, como el resto de directivos, seguiremos en la gestión de la empresa pero ahora complementados con las capacidades de Sarah para poder seguir construyendo la compañía que queremos ser en el futuro.

Como sabéis, llevamos años creciendo a un ritmo tan rápido que las estructuras que vamos definiendo en un momento determinado se van quedando pequeñas en apenas doce meses. Hace menos de un año que salimos a bolsa siendo unas 900 personas y hoy, nueve meses después, somos ya más de 1.400. En el camino que nos ha traído hasta aquí hemos tenido que ir reforzando los cimientos de esta nuestra casa Sngular. Hemos ido añadiendo habitaciones o ampliando la cocina al ritmo al que iban llegando nuevos miembros a la familia empresarial. Más allá del crecimiento en nuevos Teams, nuevas oficinas, ciudades, países… desde el punto de vista estructural, hace unos pocos años no teníamos dirección financiera, ni legal, ni CIO, ni M&A… No teníamos advisors, ni consejeros, ni relación con inversores… Hace 3 años no teníamos Manfred, ni TeamLabs, ni Media… No hace 2 años desde que se incorporaron los compañeros de Aspgems o de Exevi y no hace ni uno desde que lo hicieron los compañeros de Corunet, Acilia, Atlera… 

Todos nosotros hemos crecido y seguimos creciendo con la empresa. Algunos como técnicos, otros como gestores o como especialistas en formación, o en talento y cultura… A veces hemos evolucionado especializándonos más y otras veces sirviendo de conectores o pegamento entre otros roles… El crecimiento empresarial es la mejor manera de ofrecernos oportunidades a todos para evolucionar en cada uno de nuestros trabajos. Hace unos años yo evolucioné dejando de ser Presidente y CEO para ser únicamente Presidente y que César Camargo como CEO liderara el día a día de la compañía que entonces estaba dedicada prácticamente al 100% a los servicios de consultoría técnica a empresas. Después de eso añadimos otras unidades de negocio como Talent, con su propio CEO, David Bonilla, incluyendo la actividad de la agencia de talento Manfred, o la unidad de negocio Learning (primero con la incorporación de UxerSchool de nuestro compañero Javier Larrea y luego con la incorporación de Teamlabs y el liderazgo de Félix Lozano como su CEO). Evaristo aprovechó toda nuestra actividad de comunicación, marketing, eventos… para sacarse de la manga también una nueva unidad de negocio llamada Sngular Media que tanto nos ha aportado en el último año con productos como por ejemplo Uniq de nuestro querido compañero José Manuel Calderón… También la unidad de Sngular Ventures nos ha dado muy buenas satisfacciones el último año con la operación de LolaMarket o recientemente también la del equipo de MeaningCloud integrado en Reddit.

La empresa puede crecer un 50% anualmente, pero las personas individualmente no. En este momento mi rol de Presidente Ejecutivo ha ido creciendo en responsabilidades y necesitamos refuerzos para impulsar adecuadamente algunos de objetivos para nosotros estratégicos:

  • Seguir velando porque se mantenga, en todos los rincones de Sngular, la cultura empresarial que queremos conservar y que es el mejor medio para realizar nuestra visión BestPlaceToGrow, ser el mejor lugar para crecer y desarrollar el talento de nuestra gente y hacerlo a través de un círculo virtuoso de aprendizaje permanente a través de programas y a través de los mejores proyectos en cualquier lugar del mundo.
  • Conseguir que ese ecosistema que vamos enriqueciendo cada vez con más componentes, siga generando mezclas, interacciones entre todas las unidades del mismo: es decir conseguir que se alineen y potencien conjuntamente nuestras capacidades técnicas, nuestras capacidades de encontrar a la gente adecuada para cada proyecto o empresa (Manfred); la capacidad de formar nuevas generaciones de talento que sepan aprender y auto impulsarse siempre en equipos (TeamLabs); la capacidad de conectar con las startups y emprendedores (Ventures) y la conexión permanentemente abierta y generosa con nuestro entorno (eventos, Futurizable, Sngular Media)…De nuevo, buscando esas oportunidades para nuestro talento, queremos que Sngular no sea únicamente un lugar donde conviven diversos modelos de negocio, sino que sea el lugar donde esos modelos se integran y se fusionan para cerrar el círculo en torno al desarrollo de las personas con talento tecnológico

Necesitábamos un rol de Global CEO que vele por estos objetivos integrando todas las unidades de negocio actuales y además previendo un crecimiento y diversificación aún mayor en los próximos años. Le propuse a César evolucionar él a un rol de Global CEO y promocionar a alguien que hiciera parte de lo que él ha venido haciendo. En el proceso de maduración de esta idea llegamos a la conclusión de que no sólo debíamos repartir parte del trabajo que ya hacemos hoy, sino que necesitábamos una persona con capacidades complementarias a las nuestras que permita que sigamos avanzando en nuestro posicionamiento y propuesta de valor donde el talento está realmente en el centro de la organización y a la vez con una ambición de empresa más global, más internacional, con clientes cada vez de más tamaño. Necesitábamos refuerzos.

No es fácil buscar estos refuerzos fuera de nuestro propio equipo porque por una parte queremos gente que tenga experiencia en temas que nos complementen (cómo montar una red de partners en otro país, cómo gestionar una empresa que pronto será de 2.000 o 3.000 personas…) y por otro que entienda y comparta nuestra peculiar cultura, nuestros valores diferenciales imprescindibles para seguir siendo nosotros y también para ayudarnos a definir nuestra propuesta de valor tan única y diferente y poder llevarla a sitios donde todavía no nos conoce casi nadie, como USA por ejemplo. De nuevo, usando nuestra propia jerga… necesitábamos una «persona buena» profesional capaz de moverse bien en los retos de una empresa de nuestro tamaño que aspira a ser cada vez más global… y a la vez una «buena persona», que comparta nuestros valores, que crea de verdad en el valor y en la prioridad que daremos siempre a la gente.

Después de unos meses de reflexión y de un veranito calentito (no sólo por el calentamiento global), estamos enormemente emocionados e ilusionados porque hemos conseguido convencer, para este nuevo rol, nada más y nada menos que a Sarah Harmon, con la que llevamos trabajando en Sngular ya más de un año como una de nuestras Consejeras Independientes en nuestro Consejo de Administración. Hemos conseguido cuadrar el círculo, darle martillazos a los diferentes condicionantes o limitaciones que teníamos y finalmente hemos conseguido convencer a Sarah para que deje otras responsabilidades y se centre 100% en empujar el día a día de Sngular. Su experiencia y trayectoria podéis consultarlas en muchos sitios. De las muchas etiquetas que podemos asignarle una de las que creo que mejor la define es la de «Servant Leader»… una persona convencida de que los líderes del futuro (o ya del presente) son únicamente los que están al servicio de todos los demás y tienen la vocación principal de ayudar a sus compañeros con sus carreras profesionales. Yo os puedo decir que hace tiempo que sabemos que a pesar de haber pasado por empresas grandes (también por startups) es una persona de las nuestras. Ella ya lo decía de broma en Twitter hace tiempo . También la podéis escuchar un poquito en esta entrevista de Sarah para nuestro Uniq y comprobar que Sarah nos aportará un montón de cosas nuevas, frescas y complementarias a todo lo que ya tenemos y que nos ayudará a seguir siendo nosotros aunque un poquito más grandes y más globales. No se me ocurre mejor persona para liderarnos en una nueva etapa. Esto va a suponer un cambio de marcha en la compañía, un impulso definitivo a nuestra estructura organizativa de fusión de todas las BUs y creación de un auténtico Team of Teams.

Sarah ya se está incorporando a nuestro día a día. Se mantendrá en nuestro Consejo aunque a partir de ahora ya no como Consejera independiente sino como Consejera dominical o ejecutiva. Su rol formal de CEO Global será efectivo a primeros de 2023 aunque desde ya contamos con ella como primera ejecutiva e irá poco a poco reforzando y mejorando nuestra estructura de gestión. Yo me mantendré como Presidente Ejecutivo y programador junior.

En nombre de todos, doy nuestra afectuosa bienvenida a Sarah. Cuento con todos vosotros para ayudarla a ir conociendo todos los rincones y peculiaridades de Sngular y estoy totalmente seguro de que en muy poco tiempo todos tendremos la sensación de que Sarah lleva con nosotros toda la vida. Bienvenida a tu casa, a esta especial familia profesional, Sarah!!

(english version)

Hello sngulars,
I am very pleased to announce that Sarah Harmon is joining us at Sngular as Global CEO, a new role for Sngular that we have needed for a long time. We have finally found the right person for the job. 
With Sarah’s appointment, we are not replacing any of the company’s current managers. Both myself, as Executive President, and the rest of the management team will continue to manage the company, but now complemented by Sarah’s skills to continue building the company we want to be in the future.


As you know, we have been growing for years at such a fast pace that the structures we define at a given time are becoming too small in just twelve months. Less than a year ago we went public with 900 people and today, nine months later, we are already more than 1,400. On the road that has brought us this far, we have had to strengthen the foundations of our Sngular home. We have been adding rooms or expanding the kitchen at the same pace as new members of the business family have been arriving. Beyond the growth in new Teams, new offices, cities, countries… from the structural point of view, a few years ago we had no financial management, no legal, no CIO, no M&A… We had no Board of Directors, no Advisors, no investor relations… 3 years ago we had no Manfred, no TeamLabs, no s|Media… It has not been 2 years since the colleagues from Aspgems or Exevi joined us, and not even one year since the colleagues from Corunet, Acilia, Atlera… 

All of us have grown and continue to grow with the company. Some of us as technicians, others as managers or as specialists in training, talent and culture… Sometimes we have evolved by specializing more and other times by serving as connectors or glue between other roles… Business growth is the best way to provide opportunities for all of us to evolve in each of our jobs. A few years ago I evolved from being President and CEO to be only President and César Camargo as the new CEO to lead the day to day running of the company which was then dedicated almost 100% to technical consulting services. After that we added other business units such as Talent, with its own CEO, David Bonilla, including the activity of the talent agency Manfred, or the Learning business unit (first with the incorporation of UxerSchool by our colleague Javier Larrea and then with the incorporation of Teamlabs and the leadership of Felix Lozano as its CEO). Evaristo took advantage of all our communication activity, marketing, events… to get out of the sleeve also a new business unit called Sngular Media that has brought us so much in the last year with products such as Uniq of our dear colleague José Manuel Calderón… Also the Sngular Ventures unit has given us very good satisfactions last year with the LolaMarket operation or recently also the MeaningCloud team integrated in Reddit. 

The company can grow 50% annually, but individual people cannot. At this time, my role as Executive President has been growing in responsibilities and we need reinforcements to adequately promote some of our strategic objectives: 

  • To continue to ensure that the corporate culture we want to preserve is maintained in all corners of Sngular, and that it is the best way to achieve our BestPlaceToGrow vision, to be the best place to grow and develop the talent of our people and to do so through a virtuous circle of permanent learning through programs and through the best projects anywhere in the world. 
  • To ensure that this ecosystem, which we are enriching with more and more components, continues to generate mixtures and interactions between all its units: That is to say, to align and strengthen together our technical capabilities, our ability to find the right people for each project or company (Manfred); the ability to train new generations of talent who know how to learn and always self-drive themselves in teams (TeamLabs); the ability to connect with startups and entrepreneurs (Ventures) and the permanently open and generous connection with our environment (events, Futurizable, Sngular Media). Again, looking for these opportunities for our talent, we want Sngular not only to be a place where different business models coexist, but also to be the place where these models are integrated and merge to close the circle around the development of people with technological talent.

We needed a Global CEO role that would ensure these objectives by integrating all the current business units and also foreseeing even greater growth and diversification in the coming years. I proposed to César to evolve to a Global CEO role and promote someone who would do part of what he has been doing. In the process of maturing this idea, we came to the conclusion that we should not only distribute part of the work we already do today, but that we needed a person with complementary skills to ours, who would allow us to continue advancing in our positioning and value proposition where talent is really at the center of the organization and at the same time with the ambition of a more global company, more international, with increasingly larger clients. We needed reinforcements.


It is not easy to look for these reinforcements outside our own team because on the one hand we want people who have experience in areas that complement us (how to set up a network of partners in another country, how to manage a company that will soon have 2,000 or 3,000 people…) and on the other hand who understand and share our unique culture, our differential values that are essential to continue being us and also to help us define our unique and different value proposition and take it to places where almost no one knows us yet, like the USA for example. Again, using our own jargon… we needed a «good professional» capable of moving well in the challenges of a company of our size that aspires to be more and more global… and at the same time a «good person», who shares our values, who truly believes in the value and priority we will always give to people.

After a few months of reflection and a hot summer (not only because of global warming), we are extremely excited and enthusiastic because we convinced, for this new role, none other than Sarah Harmon, with whom we have been working in Sngular for more than a year as one of our Independent Board Member in our Board of Directors. We have managed to square the circle, hammer out the different constraints or limitations she and we had and finally we have Sarah focused 100% on pushing the day to day of Sngular. Her experience and trajectory can be consulted in many places. Of the many labels we can assign her, one that I think best defines her is «Servant Leader»… a person convinced that the leaders of the future (or already in the present) are only those who are at the service of others and have the primary vocation to help their colleagues with their careers. I can tell you that we have known for a long time that, despite having worked for large companies (also for startups), she is one of us. She already said it jokingly on Twitter some time ago. You can also listen to her a little bit in this interview of Sarah for our Uniq and see that Sarah will bring us a lot of new, fresh and complementary things to everything we already have and that will help us to continue being us, but a little bit bigger and more global. I can’t think of a better person to lead us in a new stage. This will mean a change of gear in the company, a definitive boost to our organizational structure of merging all the BUs and creating a real Team of Teams.

Sarah is already joining our day-to-day business. She will remain on our Board, although from now on no longer as an independent Director but as a Proprietary or Executive Director. Her formal role as Global CEO will become effective in early 2023, although she will be our first executive officer and will gradually strengthen and improve our management structure. I will remain as Executive Chairman and junior programmer.

On behalf of all of us, I warmly welcome Sarah. I count on all of you to help her get to know all the nooks of Sngular. 

I am absolutely sure that in a very short time we will all have the feeling that Sarah has been with us all our lives. Welcome to your new home, Sarah.

Adaptive Advantage

«In a disruptive world, there is no greater strength than the ability to learn and change.»

José Luis Vallejo
SNGULAR Founder & President

Breve entrevista en RNE Extremadura

En parte, a raíz de mi post «soy afortunado«, tuve la fortuna de que me entrevistaran en RNE Extremadura… https://www.youtube.com/watch?v=xg2-uf6DIRI

Soy afortunado

Sin duda, soy un tipo con suerte. Pero no es que haya tenido «un golpe de suerte»… es que tengo una suerte buena y consistente desde hace mucho tiempo.

Muchos de nosotros podemos empezar identificando lo afortunados que hemos sido de nacer en una país del primer mundo, en un sitio estable, sin guerras, en una sociedad que más o menos nos protege bastante a todos, con sanidad, con educación, y con unos ciertos mínimos que no solemos valorar en nuestro día a día pero que, puestos en perspectiva y con todo lo que hay por ahí… es sin duda para estar muy agradecidos. Pero además yo en particular he tenido siempre muy buena suerte. En serio, no estoy preparando ninguna broma ni voy a usar este tema como excusa para posturear o alardear de que me va bien la vida.

Para empezar, soy un tío bastante inteligente. Eso me decían mis profesores desde pequeño. Es verdad que en casa, y mis amigos, me decían, y me siguen diciendo, que soy muy listo para unas cosas y muy tonto para otras. Pero he conseguido que mis amigos y mi familia me quieran también en mis cosas tontas y, gracias a las listas, he podido estudiar y luego trabajar de lo que me apetecía. Conozco mucha gente inteligente, reconozco cuando lo son en algo concreto mucho más inteligentes que yo. Pero tengo una inteligencia variada y creo que tengo la buena suerte de no creerme nunca más de lo que realmente soy. Eso me ayuda a cambiar de opinión, a aprender de otros y a ver las cosas en conjunto que, con el tiempo, es lo que más me ha servido por ejemplo en mi trabajo.

Lo segundo con lo que tuve suerte fue con mis amigos ya desde la adolescencia… Esos que me querían con mis cosas buenas y mis cosas malas y ni me tenían envidia por las primeras ni me apartaban por las segundas. Esos que me hacían sentir parte de un grupo donde cada uno éramos distintos y todos nos necesitábamos a todos.

Sin duda con lo que más suerte he tenido en mi vida es con mi mujer… Pude conocerla precisamente gracias a mi mejor amigo, ya que era su hermana. Estuve varios años pensando que era para mí un sueño inalcanzable. Un día me atreví, aprovechando que los dos estábamos un poco más contentos de lo normal, y me arriesgué a poner en peligro nuestra amistad al declararme. Me quedé alucinado cuando dijo que ella también me quería. Nunca pensé que pudiera ser así. Esa noche no dormí, deseando que llegara el momento de verla de nuevo y poder preguntarle de nuevo para estar seguro, porque no tenía sentido que ella me eligiera a mí. Desde entonces ella es mi vida. Ella sí que es quien más me aguanta con todo eso para lo que sigo siendo muy malo. Ella sí que se ha sacrificado por mí y por nuestros hijos, y sólo espero que nunca cambia de opinión, me siga aguantando con mis líos, con mis obsesiones, con mis despistes, con mis limitaciones… y que podamos envejecer juntos durante mucho tiempo. Estar con mi mujer fue lo que me hizo pensar que todo es posible y que merece la pena intentar cualquier cosa que nos haga mucha ilusión, por difícil que parezca.

Con nuestros 3 hijos, no es que esté orgulloso de ellos, es que la mayor parte del tiempo soy admirador suyo porque yo me recuerdo a sus distintas edades y me dan mil vueltas en todo… Se lo digo mucho menos de lo que quizá ellos querrían pero ser padre a veces implica ser bastante ‘coñazo’ porque uno intenta que se ahorren pasos, errores, disgustos, frustaciones que uno pasó o identifica con más perspectiva pero lo cierto es que cada uno tiene que pasar las suyas propias y ellos no dejan de darme satisfacciones unas detrás de otras. (No sé si llegarán a leer esto y sentirán vergüenza ajena de su padre poniendo estas cosas en público pero lo que sí espero es que no les pille por sorpresa escuchar que estoy orgulloso y feliz de ser su padre).

En mi vida profesional he sido una persona curiosa, inquieta… que me he gustado siempre estudiar cosas distintas, asociarme con gente que sabía mucho de otras cosas, que me han complementado siempre, y con las que he podido aprender y crecer en muchas facetas. He trabajado en lo que me iba gustando, he ido haciendo las cosas como me apetecía hacerlas, porque creía en que lo importante del trabajo no es el resultado sino hacer el trabajo como uno quiere hacerlo… Y con el tiempo resulta que he tenido suerte con el sector en el que estoy (donde hay mucho trabajo, buenas condiciones, gente lista, capacidad de inventar y transformar el entorno…) y resulta que he tenido suerte con el estilo de empresa que he construido, basada en las personas, y que con el tiempo resulta que es lo que funciona y lo que todo el mundo necesita. De nuevo, no formaba parte de un gran plan hace 20 años…yo sólo quería rodearme de un tipo de gente y hacer las cosas de una determinada manera y hoy resulta que tenemos algo valioso y escaso que funciona bien.

Con la salud también creo que he tenido suerte… Nunca tuve un físico especialmente bueno, por ejemplo no fui nunca bueno con los deportes, pero he estado pocas veces enfermo, aguanto bastante bien el stress, puedo aguantar sin comer o sin dormir y luego recuperarme bien… Aunque me suele doler la cabeza a menudo, he aprendido a convivir con ello. Mis problemas médicos han sido más bien de huesos … varios huesos rotos, hernias lumbares… y afortunadamente, me ha tocado vivir en un siglo en el que los carpinteros óseos me han arreglado perfectamente todos mis desperfectos hasta la fecha. Doy gracias por haber nacido en una época en la que hay anestesia y un buen cirujano te arregla un disco en la espalda y vuelves a tu vida normal en un par de semanas. Supongo que hace un par de siglos habría sido un inválido en una silla de rueda desde los 45 años.

Por decir algo en lo que no he tenido suerte… no tengo ninguna creencia religiosa… Sé que es un handicap. Sé que hay momentos concretos en los que sería bueno tener fe en algo superior. También creo que es más difícil buscar un sentido a la vida sin poder recurrir a esos propósitos superiores y que quizá es una fortaleza interior que hace enfocar el día a día con mayor ilusión, pero me exceso de racionalidad me impide rendirme a algo que me parece una solución fácil y buena pero poco verosímil.

Por último, por terminar con este repaso de todas las cosas por las que me siento tan afortunado, creo que una de las mayores ventajas que tengo es que valoro las cosas que tengo y siempre creo tener más de lo que necesito. No tengo muchos hobbies, no necesito hacer cosas extrañas, no me aburro, me entretengo fácilmente con cualquier cosa. Me gusta hablar con cualquier persona y tampoco tengo problema en estar sólo o más aislado en otros momentos. Hace tiempo que mi vida no cambia ya porque ganara más dinero. Aunque mi trabajo me obliga a mantener vida social, no tengo interés en ser conocido por más gente, y sí me gustaría pasar más tiempo con algunas personas a la que veo menos de los que me gustaría. No envidio la vida ni el trabajo de nadie. Admiro muchas cosas particulares de muchas personas pero me siento bien con cómo voy gastando mi vida.

Estoy tranquilo y a la vez me ilusiono con iniciativas mías o de otros. Me gusta ayudar a que los demás tengan oportunidades de hacer lo que les gusta. Me gusta mezclar gente, presentarles cosas en las que yo puedo servirles de enlace.

Supongo que tener una vida tranquila de preocupaciones importantes como la salud de mi familia, o la estabilidad emocional me ha permitido tener una vida más activa laboralmente y hacerlo enfocado en lo que me apetecía hacer y no en lo que quería conseguir me ha hecho sobrepasar mis expectativas en todos los aspectos profesionales hasta la fecha.

Casi todo ha sido suerte. Mi inteligencia no es algo que yo haya conseguido con mi esfuerzo. Mis amigos podrían haberme influido mal. Podría no haber conocido nunca a mi mujer. Podría haberse cansado de mí (es casi lo único que me preocupa de manera recurrente). Podría haber tenido hijos con problemas. Podría haber tenido enfermedades en mi familia. Podría haberme equivocado enfocando mi energía en una profesión que no me permitiera ganarme la vida. Podría haber tenido mala suerte en los negocios (como he visto a muchos compañeros más capaces que yo). Podría haber sido una persona más ambiciosa donde todo lo que fuera consiguiendo en la vida le hubiera parecido poco. Quizá, con toda esa mala suerte, habría terminado siendo más religioso. Pero, gracias a Dios ;-), me considero de momento una persona muy afortunada.

El SNGULAR Market va a durar poco más de un año :-( pero es por un buen motivo :-)

Hace un año (7/sept/2020) echó a andar un proyecto que me hacía mucha ilusión hace tiempo, y que construí yo mismo programándolo durante le verano del 2020: el SNGULAR Market (Una «bolsa o mercado de valores, casera, y sólo para empleados»).

a close up of text and logo over a white background

Un año después, se han dado de alta como nuevos socios 192 empleados, el sistema cruza operaciones, contratos, certificados todos los días… y en total se han transaccionado ¡varios millones de euros! entre nosotros.

Pero dentro de poco, el próximo viernes 22 de octubre apagaré el sistema el sistema de ofertas y subastas del SNGULAR Market (lo pondré en modo sólo-lectura) y lo dejaré en algún rinconcito, en nuestro particular museo de la historia de SNGULAR.

Lo haré con una mezcla de sentimientos:

  • alegría, porque ha sido símbolo de una etapa empresarial romántica (la de hacer socios a gran parte de la plantilla que lo esperaba hace tiempo);
  • pena, porque ha durado mucho menos de lo que imaginé;
  • ilusión, porque bajaremos la persiana del Sngular Market para dejar algo de tiempo antes de abrir la persiana en el BME Growth, donde pronto los actuales socios podrán seguir comprando y vendiendo acciones de SNGULAR y donde también podrán hacerlo todos aquellos amigos ( o también desconocidos ) que quieran apostar por nuestra empresa.

Confío en que esta nueva etapa no cambie nada de nuestra esencia y sólo signifique que pronto compartiremos el camino con más gente.

Alianza entre la Fundación HazloPosible & Sngular

Hace poco anunciamos desde Sngular nuestra Alianza con la Fundación HazloPosible.org para que podamos ayudarles con innovación y tecnología a impulsar a las casi ¡ diez mil ! ONGs a las que la Fundación presta apoyo.

Es un auténtico placer poner en marcha esta alianza. Aquí os dejo enlace a una entrevista con Catalina Parra (Presidenta de la Fundación) donde hablo un poquito del porqué y algunos de los cómo nos vamos a poner a trabajar juntos.

Aquí la entrevista…

En la selva amazónica no hay malas hierbas

Jorge.kike.medina, CC BY 3.0 https://creativecommons.org/licenses/by/3.0

Una orografía y climatología muy particulares dieron lugar a un enorme río (negro) en torno al cual se formó Amazonia: el ecosistema con mayor biodiversidad del planeta, con miles de especies de su flora y de su fauna aún sin catalogar. Supongo que en semejante lío, ninguna planta o animal es extraño (salvo quizá los humanos) dado que todos ellos forman parte de un equilibrio de relaciones entretejidas durante mucho tiempo y que se refuerzan todas ellas de manera colectiva. Supongo que paseando por sus densas selvas, sería imposible distinguir plantas o animales que no armonizaran con el entorno o que destacaran sobre el resto.

Todo lo contrario a lo que podemos encontrar en alguno de nuestros cuidados jardines (como en los de las urbanizaciones donde viven algunos de nuestros compañeros de Birmingham, Alabama, donde una brizna de césped más alta que otra ya es motivo de posible sanción). Todo lo contrario a lo que podríamos encontrar en un zoo o en un jardín botánico (donde a pesar de los mayores mimos, los animales o plantas terminan casi clasificados por orden alfabético), o en un huerto (donde todo lo que no estaba previsto o no sirve para producir algo, se considera mala hierba).


Cuando me piden que defina SNGULAR o lo meta en un menú de servicios o capacidades o modelos de negocio, yo he recurrido últimamente al símil del ecosistema (aunque es otra palabra que se está desgastando rápidamente por su uso excesivo). Pero los expertos en comunicación, o los periodistas, o algún posible inversor, me insisten en que les dé al menos una taxonomía, una organización de cómo se estructura este ecosistema… y yo les vuelvo a hablar de la orografía, la humedad, la iluminación, o la temperatura de nuestro ecosistema…

También recurro a definirnos por contraste con lo que no somos. Porque sabemos que no somos un huerto (software factory), sabemos que no somos un zoo (con una etiqueta o referencia para cada animal), ni un jardín museo (con todos los activos en el escaparate listos para revista)… ni seríamos capaces de encontrar una clasificación adecuada para todas las formas en las que nuestras personas se mezclan y relacionan con el tiempo. 

Hablamos de nuestras competencias o DKCs (Digital Key Capabilities), hablamos de nuestros Teams (o tribus o miniempresas informales que dentro de Sngular se especializan en mezclar ciertas capacidades para abordar cierto tipo de retos, o cierto tipo de clientes), hablamos de nuestros diferentes modelos de negocio (proyectos de consultoría a medida para grandes clientes, proyectos de integración de soluciones más o menos empaquetadas y estandarizados para clientes medianos, proyectos de creatividad para museos o videojuegos, proyectos de transformación e innovación, inversión en startups, spinoffs, jointventures, academias de formación, agencia de talento, servicios de coworking y eventos de comunidades técnicas…) … pero no dejan de ser fotos parciales de nuestra particular selva, de nuestro particular microclima. 

Entonces, alguno hace un último intento de clasificarnos y me dice que al menos le cuente cómo es la estructura societaria, los socios o inversores que estamos detrás… y entonces hay que explicarle que hay unos 200 empleados que se han convertido en socios y que nos hemos inventado nuestro propio Sngular Market...y entonces la gente ya se rinde, suspira y tira el boli.

Perdonad que para explicar cualquier cosa siempre recurro a las metáforas (la vida es demasiado corta para tener que explicarlo todo, o para usar USBs que no sean reversibles…). Disculpad también porque las metáforas a veces pueden generar analogías adicionales no deseadas. No he querido llamar animal, ni planta, a ninguno de mis compañeros sngulares. Aclaro también que no tengo nada en contra de los museos, zoos, jardines botánicos, ni huertos…De hecho, me encantan todos ellos. Pero sí creo que, deshaciendo la analogía, como «empresa», no somos ninguna de esas cosas.

¡Felices Fiestas, sngulares!

Hola, sngulares:

Sé que todos estamos deseando terminar este 2020, volver a poner a cero nuestros contadores de novedades buenas y malas, y confiar en que pronto empiece a llegar una nueva etapa que nos devuelva muchas de las cosas que perdimos en los últimos meses. Es normal que muchos estemos tristes, por muchos motivos, o que simplemente nos encontremos cansados de no poder hacer planes, de no poder organizarnos adecuadamente. Sin ninguna duda, lo más duro ha sido para aquellas personas a las que la enfermedad les ha tocado más de cerca. Pero no debemos minimizar que muchos han llevado mal anímicamente todo este periodo de limitaciones, de incertidumbre y que seguro que a todos, en algún momento, nos ha pasado factura con episodios de ansiedad o al menos desánimo.

A todos, a los que os haya golpeado duro este año, a los que estéis abatidos, a los que lo llevéis regular y también a los que lo lleváis bastante bien (porque siempre habíais deseado una excusa gorda para no tener que salir de fiesta)… quiero mandaros un abrazo muy fuerte

Suena a topicazo eso de la exaltación de la amistad y de la familia cuando llegan estas fechas de cierre de año, pero creo que nunca más que ahora hemos valorado y echado tanto de menos lo reconfortante que resultan esos abrazos, esas sonrisas, esas bromas, con las que habitualmente nos relacionamos. Le quitamos importancia a todo ese «tiempo perdido» cruzándonos por los pasillos o contándonos las anécdotas después del fin de semana, pero hoy comprobamos lo valiosa que es esa gasolina que a veces nos da la energía para todo lo demás. 

Estar bien para otras personas nos hace estar bien para nosotros mismos y, como equipo, fomentar todo lo posible las interrelaciones y garantizar como empresa que las podamos mantener en un entorno de confianza, se convierten a la larga no sólo en energía sino en salud para todos.

Deberíamos también intentar rescatar todo lo positivo de este nuevo modo de vida que nos ha tocado afrontar durante un tiempo. Estoy seguro de que sacaremos mucho más provecho a lo positivo del teletrabajo, que a partir de ahora las distancias entre provincias y entre países serán menos importantes para hacer equipos y proyectos juntos, que algunos nuevos hobbies que hemos adquirido durante esta etapa nos los quedaremos para siempre, y también que volveremos a valorar (y mucho más) las cosas que temporalmente hemos perdido y que sin duda recuperaremos.

Como empresa, la obsesión del equipo de dirección ha sido que la nave saliera de la tempestad con los menores arañazos posibles y espero que pronto veamos que se aclara esa tormenta y comprobemos que, efectivamente, hemos podido sortear bien todas las rocas y obstáculos del camino (que todavía hoy siguen llegando, aunque afortunadamente vamos compensando con nuestros timoneles cada vez más acostumbrados a las aguas bravas). 

Cerraremos un 2020, a nivel global, con algo de crecimiento en actividad, aunque a un ritmo evidentemente menor a lo que estamos acostumbrados y manteniendo parte de nuestra rentabilidad, algo que en estos tiempos es más que positivo. Pero lo importante es que entre todos se haya mantenido el valor, cualitativo e intangible, de priorizar nuestras decisiones buscando siempre la sostenibilidad, la consistencia de nuestros planes a largo plazo, la excelencia y la inquietud por seguir mejorando en todos los aspectos. 

Seguro que hemos cometido muchos errores durante este año. Es posible que no se hayan tomado medidas totalmente acertadas, o se hayan tomado más pronto o más tarde de lo que a posteriori hemos comprobado que habría sido lo idóneo. En general, siempre hemos priorizado aquello que tendría sentido a largo plazo y hemos intentando siempre compartir con transparencia todo lo que se hacía y por qué se hacía en cada momento, con la dificultad añadida de tener que estimar lo que era nuevo para todos (para la empresa, para la los clientes, para nuestra propia legislación cambiante). 

Ha sido necesario renunciar a planes de inversión o de apuesta que no iban a dar frutos en menos de dos años, ha sido necesario vigilar más los indicadores en tiempo real y acostumbrarnos a navegar en la niebla mirando más los instrumentos y menos el horizonte de largo plazo que es como solíamos orientarnos habitualmente. Poco a poco y con prudencia, volveremos a navegar mirando las estrellas y sólo de reojo los indicadores, pero de momento es normal que durante un tiempo los planes tengan que seguir estando condicionados para priorizar la estabilidad de los equipos en los proyectos y clientes que veamos con perspectivas más sólidas.

Durante este año, hemos aprovechado también para hacer muchos cambios y algunas apuestas de diversificación. Hemos cambiado de manera relevante el organigrama, reorganizándonos para una nueva etapa más diversa y que así, cuando llegue un nuevo ciclo de crecimiento económico, nos pille con una estructura fuerte para aprovecharlo. Hemos invertido en empresas y apostado por modelos de negocio complementarios (UXER, Manfred…). Hemos construido (¡por fin!) nuestro invento para poder ser más socios, nuestro Sngular Market. Hemos iniciado un proceso de reposicionamiento de marca para que pronto podamos contar mejor que somos mucho más que una consultora diferente o moderna con cosas alrededor, y que realmente formamos ese  ecosistema de equipos y capacidades especializados y diferentes que se siguen mezclando de una manera especial, muy nuestra, con la que conseguimos una gran ventaja para hacer cosas diferentes y realmente potentes.

No quiero prometeros ningún resultado para 2021. Haremos nuestros presupuestos. Daremos lo mejor de nosotros para aprovechar todas las oportunidades que tengamos. Apostaremos por los sectores, las tecnologías, los clientes en los que veamos mayor recorrido a largo plazo y nos adaptaremos también a todos los baches del camino que aún queden por llegar.

 Lo que sí puedo prometeros es que, volviendo a los símiles de la marina, seguiremos cuidando con mimo de esta nave que nos tiene que llevar a todos a los destinos que nos propongamos, al fin del mundo. Seguiremos valorando a la tripulación por encima de todo. Porque sois todos vosotros, equipo, los que dais sentido a todo este sngular proyecto al que pertenecemos. 

Queremos demostrar que hay otras formas de entender la empresa, de entender el trabajo, de entender el compañerismo, de entender lo que significa ser socios, de entender lo que significa compaginar nuestras vidas profesionales y personales. Porque, con la edad, muchos hemos ido aprendiendo que lo importante no es el destino, sino con quien compartimos el viaje.

Sí, lo sé, una de las mejores cosas que al menos ha traído este maldito año, es que este discurso no lo tendréis que aguantar, muchos en España, de pie, mirando mi jersey navideño de luces intermitentes. Pero siento deciros que eso sí es de las cosas que volverá, y espero que sea para la Navidad del 2021.

Un abrazo enorme y que tengáis unas muy felices fiestas.

José Luis Vallejo

Presidente y Fundador

Gracias por estos primeros 5 años

Hace 5 años, estábamos presentando en sociedad nuestra marca Sngular fruto de la unión de equipos procedentes de varias empresas y con la vocación de unir a más como nosotros en el futuro. Estábamos cargados de ilusión, de ambiciosos planes, de energía positiva contagiosa, rodeados de muchos amigos con los mejores deseos.

Pero ninguno entonces imaginábamos que la mecha que encendíamos aquel día ponía en marcha un cohete, tan potente, que sumaría a tanta gente diferente y complementaria, y que haría que aquellos planes fueran quedándose pequeños. Hoy no sé si sentirme supersatisfecho y orgulloso de todo lo que nos ha sucedido en estos cinco años, o si asustarme de lo que no somos capaces de imaginar para los próximos cinco. Sí espero que sigamos juntos todos los que hoy formamos esta gran familia de amigos en torno al ecosistema de empresas de Sngular y que todos puedan entonces sentirse igual de orgullosos de lo que vamos construyendo, sin prisa pero sin pausa, dando nuestro toque sngular a todo lo que hacemos.

Gracias, sngulares, clientes, colaboradores y amigos que nos seguís y apoyáis en todas nuestras iniciativas. Todas nacen de valores que compartimos. Todas se hacen más grandes gracias al generoso espíritu de colaboración, de complementariedad, de ganas de mejorar nuestro entorno con humilde positividad. Por ello Sngular es también vuestro.

¡ Gracias !