Parece que fue ayer, pero en realidad fue antes de ayer, cuando nos dio por hacer eventos en Sngular.

Parece que fue ayer cuando, ya hace dos años, inaugurábamos en C/Labastida 1 nuestro “sHub Madrid”, la primera oficina de Sngular convertida en un Hub. Dentro de nuestro edificio, concebido como un espacio muy diáfano y versátil que propicia la mezcla, la relación entre diferentes disciplinas, queríamos que nuestra nueva oficina de Madrid tuviera un espacio siempre disponible para realizar eventos donde compartir con la comunidad nuestras ganas de colaborar y de aprender juntos.

dav

En poco tiempo nos vimos gestionando una agenda repleta de todo tipo de eventos de formación técnica, de metodologías, de presentación de startups, de innovación en modelos de negocio… Atrajimos a nuestro “sHub” (Hub o sitio de encuentro, al estilo Sngular) a comunidades ya existentes con las que sintonizábamos y a las que intentamos ayudar con nuestro espacio, siempre gratuito y siempre abierto a personas y temas interesantes. Nuestro compañero Javier Martín, director de Innovación Abierta en Sngular, empezó a montar sus observatorios, sus think tanks de diferentes temáticas (blockchain, insurtech, traveltech, OKR…).

Nuestros clientes nos empezaron a pedir el espacio para hacer algunas de sus sesiones de “encierro” lejos de sus oficinas y de su día a día. Javier nos cuenta en un artículo en este número de Nvision muchos de los eventos y actividades que han pasado por aquí en los últimos meses. Las cifras de eventos y personas que nos han visitado son impresionantes, para un espacio que es sólo un centro de trabajo con vocación de punto de encuentro.

Lo cierto es que, después de esta experiencia con la oficina de Madrid, hemos procurado convertir algunas otras oficinas de Sngular en sHubs. Así, hace ahora sólo un año (24 octubre 2018) se inauguró el sHubSevilla, casi a la vez que el sHubBadajoz y, esta misma semana, nuestros compañeros de Pittsburgh (Pensilvania, USA) se están mudado a un local mayor (con espacio para unas 100 personas) donde podamos tener igualmente un espacio abierto para eventos, formación, etc., por lo que ya podemos hablar también del sHubPittsburg. Espero que pronto hagamos este cambio en otras oficinas aprovechando que se irán quedando pequeñas en los próximos meses.

Lo cierto es que, ahora que en una oficina como la de Madrid, podemos tener 3 o 4 eventos semanales de 100 personas, parece que esto de organizar eventos lo llevamos haciendo toda la vida, pero recuerdo bien lo especial que fue para nosotros organizar nuestro primer evento Sngular: el Sngular810 (porque fue el 8 de octubre, de 2015), hace sólo 4 años. Fue el evento en el que, con más ilusión que precaución, decidimos presentar en público la marca Sngular haciendo algo que fuera diferente. Liamos a varios amigos, expertos en materias distintas cada uno, para que prepararan charlas de futuro, de tecnología, de sociedad, de salud…. Convocamos a clientes y amigos a un evento donde no había un guion establecido, donde todo sería sorpresa… y reunimos en Kinépolis de Madrid a 500 asistentes e incluso una lista de espera que nos costó gestionar.

El mes antes de aquel evento, con nuestra nueva marca todavía en pañales, hicimos aplicaciones webs, aplicaciones móviles, herramientas de análisis de lenguaje natural a partir de redes sociales, y un sistema de votación en directo para que el público contestara unos cuestionarios, con esos cuestionarios se movían unos rankings (al estilo eurovisión) para elegir un grupo de 6 charlas que se impartieron, y quedaron un grupo de 6 charlas (de 6 ponentes top que habían preparado sus charlas con mucho esfuerzo en los días previos) a los que simplemente dimos las gracias, pero que no pudieron impartir sus charlas. Casi todos se lo tomaron bien, aunque ninguno me había creído del todo cuando les había explicado la dinámica del evento y que existía ese riesgo. Creo que sigo siendo amigo de todos todavía. 

Uno de aquellos ponentes, el profesor y emprendedor Julián de Cabo, escribe en nuestro próximo número de Nvision (sngular.com/es/nvision) y nos cuenta cómo recordó aquel evento.

Julián nos dio la charla “emprender a los 50”, porque hubo muchos votos del público interesándose por emprender, por el crecimiento de la esperanza de vida, por la formación continua y por reinventarse profesionalmente. Había una matriz secreta que ponderaba las 20 respuestas de la encuesta de temas de más interés con las 12 charlas disponibles. Para estresar aún más a los ponentes, tenían sólo 10 minutos para su conferencia, y el público desde sus móviles daba “likes” sobre la marcha a la propia charla. Había un termómetro en el fondo de la gran pantalla, al lado de la presentación, que subía la temperatura con los likes y cuando se alcanzaba una cierta temperatura, se concedían 3 minutos extras de presentación. Muchos ponentes nos confesaron estar más preocupados por cómo estaba el termómetro del público que por lo que habían venido a contar. Casi todos los ponentes consiguieron su tiempo extra.

En medio de las charlas había “juegos de magia” tecnológica. Con las indicaciones de nuestro conductor, Evaristo Nogales, ahora nuestro director de estrategia, aparecía una opción de menú nueva en sus móviles. En ella, utilizando información que el móvil extraía de cada uno de los usuarios a partir de sus perfiles y comentarios en redes sociales, les mostrábamos a cada persona la información de lo que podíamos saber de ellos, también de qué aplicaciones móviles tenían instaladas o solían utilizar (todos habían dado consentimiento para acceder a esta información en sus móviles y toda esta información que les asustaba que pudiéramos obtener, se destruyó al terminar el evento).

Era un evento para hablar de futuro y de tecnología, pero sobre todo para hablar de cómo las empresas pueden usarla para adaptarse a su audiencia, de cómo conocer a sus clientes a partir de información diversa, de cómo modificar los comportamientos con la tecnología… Para hacerlo, unimos capacidades que antes teníamos empresas distintas y que se habían unido en una nueva marca, Sngular, y pensamos que la mejor manera de contar lo que podíamos hacer, ahora juntos en una única empresa, era mostrando algunos ejemplos.

En aquel momento, hace 4 años, en Sngular éramos 220 personas, en 6 oficinas en 3 países. Hoy somos 670 personas, en 15 oficinas, en 5 países. Esta semana hemos abierto una oficina en Singapur con nuestros primeros clientes allí. Pero además de crecer en tamaño, sobre todo en estos años, hemos incorporado competencias nuevas de IoT, de Blockchain, de Salesforce, de VR, de Gaming, de BigData, de Artificial Intelligence… En este momento, tenemos una variedad de clientes y sectores que nos permiten multiplicar el impacto de nuestros proyectos.

A nuestros habituales proyectos de software a medida para grandes clientes, hoy podemos añadir una variedad de proyectos anecdóticos en tamaño pero que dan idea de la gran variedad de disciplinas y especialistas que tenemos en nuestro equipo. Tenemos un videojuego para la Sony PlayStation 4, unos juegos infantiles para móviles, top en varios rankings, de dinosaurios a los que puedes hablar y que aprenden con las conversaciones ya que padres y niños tienen 2 millones de conversaciones semanales con ellos. También tenemos unos 20 asistentes virtuales de voz realizados para clientes, varios ejemplos de VR para proyectos “digital twins” del sector industrial, distintos proyectos de arte interactivo para grandes museos internacionales, tenemos proyectos de “edge computing” y robótica para “smartcities” e industria.

Me resulta muy difícil imaginar qué tipo de evento podríamos organizar, dentro de un año, para nuestro 5 cumpleaños, con el que poder mostrar a nuestros clientes o amigos lo que se puede hacer mezclando nuestras distintas “DKC” (a nuestras competencias o especializaciones les llamamos Digital Key Capabilities). Así que, probablemente optemos por celebrar nuestro quinto cumpleaños de una manera distribuida en sedes diferentes y momentos distintos, con actividades mensuales, con publicaciones periódicas que culminen en un evento allá por el 10 de octubre del 2020, al que ya en la casa, aficionados a las siglas y los acertijos, empezamos a llamar el proyecto 1010×2 (el 10 del 10 del año 2020). No sé si sería mejor simplemente organizar un fiestón con los amigos y poner música, o si será un desastre de comunicación el intentar mezclar demasiadas cosas.

Lo que sí tengo claro es que lo que más me gustaría tener dentro de un año es poder tener la misma sensación que en aquel Sngular810  en el que un equipo entero estaba, a la vez, estresado e ilusionado, como niños pequeños, volcados todos en hacer algo juntos, en generar algo distinto poder regalarlo a todos nuestros amigos. Hoy seguimos todos sintiéndonos parte de algo que queremos que siga fuera de cualquier guión.

Un pensamiento en “Parece que fue ayer, pero en realidad fue antes de ayer, cuando nos dio por hacer eventos en Sngular.

  1. […] personas para que se conozcan más allá del trabajo que tienen que realizar en su día a día. En Sngular por ejemplo a este tema de los eventos se le ha dado una gran relevancia en los últimos años, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: