50 años de mi Escuela y el Teleco del siglo XXI

El pasado 28 de Octubre 2014 tuve el honor de asistir a la ceremonia de inicio o apertura de los actos de conmemoración del 50 aniversario de mi Escuela, la Escuela de Ingenieros Superiores de Telecomunicación (ETSIT) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) en su ubicación actual en el Campus de Moncloa.

FelixPerezAunque la Escuela de Telecomunicación, antigua escuela de Telégrafos, tiene ya algo más de 100 años de historia, se cumplen en este curso académico 2014-15 los 50 años del inicio de las clases en los actuales Edificios de la ETSIT en el Paraninfo, en Ciudad Universitaria, como señaló en la apertura del acto nuestro actual Director de la Escuela D. Félix Pérez. Podéis ver un pequeño resumen oficial del acto aquí

Parece que en estos últimos 50 años, hemos pasado por la Escuela unos 13.000 ingenieros superiores de telecomunicación, “telecos” para entendernos… y por ello ha sido para mí un honor y un placer ser nombrado dentro de un reducido grupo de miembros del comité asesor para la celebración de este cincuenta aniversario. Evidentemente la selección de este grupo de representación será siempre injusta por más que se haya intentado atender a diferentes criterios de selección pero en cualquier caso creo que todos nos hicimos la foto de familia en representación de todos nuestros compañeros “telecos”.

281014_COMITE_ASESOR_ACTO_ANIVERSARIO

Por si fuera poco, contaron también conmigo para participar en la mesa redonda inaugural de los actos de conmemoración intentando representar en este caso a tres generaciones de telecos con “trayectorias” complementarias.

Publico2ETSIT50ani

PublicoETSIT50ani MesaRedondaVinetaYDedicatoriaForgesETSIT50

Al lado de personajes de la talla de Julio Linares, o del “asimilado a Teleco” humorista Antonio Fraguas (Forges), yo, bromeé, porque me sentía en esta última foto, como si del “pequeño Nicolás” se tratase.

Entre todos contamos batallitas varias: De cómo era la Escuela cuando estudiábamos (Forges en los años 50 antes incluso del cambio de ubicación de la Escuela, Julio en los 60 y en mi caso en dos etapas, en los 80 que estudié teleco y hace unos pocos años que volví durante 2 años como estudiante en un master de ingeniería biomédica de la UPM que se impartió en gran parte en la misma Escuela); de a qué se dedicaban los telecos que terminaban la carrera antes, ahora…. yo comenté que mi familia y mis amigos nunca llegaron a saber a qué se dedicaban lo telecos…; de nuestras contribuciones a la sociedad, la digitalización de España y esas cosas importantes a las que hemos contribuido… y por último también hablamos del teleco del futuro, del presente, del siglo XXI y ahí, yo, ya me conocéis alguno, es cuando empecé a contar batallitas no del pasado sino batallitas del futuro, de la inteligencia artificial, de los biosensores, de la nube, del bigdata, de la convergencia de tecnologías, del momento singular…

Fue una tarde emotiva, de recuerdos, de reencuentros, de cariñosos comentarios de muchos compañeros, profesores… de planes de futuro…Pero lo que sin duda más ilusión me hizo, fue ver a mi hija, en primera fila, estudiante en la misma Escuela, ya en tercero pero de Ingeniería Biomédica, asintiendo con la cabeza y transmitiéndome confianza cuando yo me animaba a soltar alguna anécdota, con esa gracia particular que solemos tener “los telecos”

Viéndola a ella, y a sus compañeros de clase, me queda claro que esta Escuela tiene mucho futuro porque se sigue llevando de lo mejorcito de los nuevos estudiantes.

My personal journey from IT to BIO from an investor point of view

Transcribo, más o menos, lo que fue mi ponencia en BioSpain2014 (Congreso internacional celebrado en Santiago de Compostela del 24 al 26 de Septiembre) donde fui invitado por Asebio para participar en una mesa redonda sobre “Financing Convergent Technologies”.

BioSpain 2014. September 26, 2014. 

My IT Career

23 years ago, I finished my studies in Telecommunication Engineers School at Polytechnic University of Madrid. In Spain this degree covers a mix of computer sciences, electronic and theory of information applied to communication problems.

Despite of studying two communication specialties; I’ve worked most of my career in software development. I became an entrepreneur and an employer, I studied an MBA… and right now, I own and run MediaNet Software, a company with more than 200 software engineers across three countries developing software for very large customers in the banking, telecommunication, energy, insurance, internet industry… MediaNet Software, will be soon a 20-year-old organization, and also the heart and beginning of some other spin-offs that sum up to other 100 specialized professionals in the IT field.

Captura de pantalla 2014-10-21 a la(s) 11.20.40

Internet Investor

For the last 10 years, I founded, promoted and supported some other initiatives with a variety of Internet business models such as:Mercadeuda, matching offers and demand of commercial debt between companies; Ready4ventures, a platform to facilitate connections between investors and entrepreneurs; Centralia, a common market place for procurement and admin services for neighborhoods’ communities; Belbex, a B2B Real State networking platform.

Another company I cofounded was BuyVIP, an ecommerce platform with a particular business model, that today is known as “private sales”. This company grew in 5 years (2006 to 2010) from 0 to 100 M€ of revenue per year, operating in 7 countries and with more than 5 millions registered users and buyers. In November 2010, we sold BuyVIP to the world’s ecommerce leader Amazon.com

Captura de pantalla 2014-10-21 a la(s) 11.21.40 Captura de pantalla 2014-10-21 a la(s) 11.22.14

Back to the University 20 years after

4 years ago, with a very solid background and experience as engineer, employer, entrepreneur and  investor, I decided to become a student again. I got back to academic mode to try finding new fields of knowledge to develop by joining a 2-year Master degree in Biomedical Engineering at my first University.

Captura de pantalla 2014-10-21 a la(s) 11.16.57Captura de pantalla 2014-10-21 a la(s) 11.23.31

The Master was a mix of several disciplines. Some of then like Molecular Biology, Anatomy, or Physiopathology… were very strange to me as well as fascinating. Others like Medical Informatics, or Artificial Intelligence seemed more familiar to me.

Some of the subjects were held at Biology School, other (like biomechanics) at Industrial Schools, other like “new materials” at Civil Engineering School (known as Caminos, Canales y Puertos in Spain), other at Computer Science School….

Other subjects, such as Medical Imaging, Electromagnetic Fields effects, Biofotonic, Assistive Technologies, Biomechanics… were hold at the Telecommunication School where I studied 20 years before. In fact, some of the teachers were the same professors I had two decades before.

What is even more amazing is that, the same professors, still use almost the same mathematics, before focused on a problem of multiplexing information for communication through a wire, now focusing on a new algorithm design for a Computed Tomography or Magnetic Resonance Medical Imaging Acquisition.

The same machine learning patterns that before were used to control or guide a vehicle across a road, now are used to try to build an artificial pancreas to control the right level of insulin or glucose.

The same software of simulation that before we used to calculate the load or throughput of a electronic system, is now use to simulate virtual cells fighting with a virtual bacteria infection…

Practically the same technology used in the 80s and 90s for semiconductor design, is now the base for biosensors, and the technology designed for ink-printers 30 years before were the starting point for the design of CGH (comparative genomic hibridation) arrays for DNA studies.

The massive sequencing of genes is not possible without new informatics and big data approaches and, in fact, are similar to map-reduce philosophy used some years ago for crawling the web with algorithms like Google Search Engine.

Why we can address now bigger goals with the same technology?

Compare the titles of my Final Project in Telecommunication Studies in 1992: “Using of Neural Networks for guiding robots” with the new Final Master Thesis in 2013: “Using complex network theory for analyzing MEG (magnetoencephalography) signals of hyper sensible patients to the Electromagnetics fields”

The Moore Law we saw in IT for many years, has enabled to use computer science first, for simple problems such as accounting, banking systems, to more complex problem for example with scalability challenged introduced with Internet, and now we are daring with Health and Medical disciplines: from helping us at micro simulation of physics of atoms designing new molecules before testing them with real molecules and chemical reactions, or to understand macro models of how spreads a particular epidemic or how to extract useful information and knowledge for all the medical patient records in, not only in a Hospital Information System, but also in a whole Public Healthy System or even in massive worldwide clinic studies.

And that Moore Law in IT is nothing compared with the speed we saw the last 10 years of the DNA sequencing race (for example) where we can find out a quadratic exponential law.

Captura de pantalla 2014-10-21 a la(s) 11.15.06 Captura de pantalla 2014-10-21 a la(s) 11.15.54

BioEngineers are mixing the electronic with the chemistry and so they are combining both improvements adding the power of Moore Law with other biological exponential laws that finally yield in a double exponential progress.

Is now the right moment for VCs to invest in these new raising bio-ventures?

Nowadays, at the pure Internet sector, where I come from, there is a lot of money in Spain for investing in new projects (about 1 billion euros of Family Offices, VC, and different kinds of Business Angels).

Although there are many Internet ideas of business plans fed by the apparent low entry barriers of internet technologies, by the interest of promoting self employment and also, because the entrepreneur fever encouraged in business schools, etc…  However, there are only a few interesting business project to investi on: not from the viability of the business but from the investor and probability of the return of investment point of view.

In my humble opinion, during these last two years, I’ve been actively seeking more projects in some specific BIO subsectors, where I believe there is a better opportunity for investing.

So, I founded and funded HealthyTech, as a private fund to invest on some earlystage projects related with biomedical tecnologies, bioTIC, bioinformatics, and so. During last 2 years, I’ve invested on 2 projects for a total capital near to half a million euro.

Captura de pantalla 2014-10-21 a la(s) 11.18.26Captura de pantalla 2014-10-21 a la(s) 11.18.55

One of then is MedimSight, offers the power of cloud computing for processing medical imaging diagnoses. I think in next 10 years, having a MRI or CT equipment without the cloud processing offered by a service company like MedimSight, would be equals to having today a computer without an internet connection.

The second one is NIMGenetics, a well consolidated spanish company that’s leading the medical diagnosis with genetic tests. The company has recently closed an increase of capital round of more than 1 million euros in order to address properly its plans for international business development.

Different criteria for evaluating Internet and Bio investment opportunities

Coming from Internet ventures, you have to adapt the metrics and priorities of some parameters for the evaluation of investments.

Captura de pantalla 2014-10-21 a la(s) 11.13.12

For example:

– The timing is different: internet times are faster…in a internet ecommerce project you know if the business model run or not in one only or two years. The same for obtaining the comercial ratios of capturing new customers…

– The entry barriers. Here, you need a knowhow and a team that you have to build up with several years. Meanwhile, at internet ventures, the entry barriers are very low. Practically, everyone come build a business model, powerpoint style, in a long weekend or as a practice exercise finishing your favourite MBA.

– The competitors. Because the low entry requirement for new competitors in the internet, you can discover 3 new competitors with your successful idea and business next week. However, as much as you need to start a business model an this sector, as much as you can take advantage of your specific knowhow compare with the abilities for your new competitor that probably you have been following for some months or years across the scientific congress  or publications of the research group behind the new initiative.

– The IP (Intellectual Property) or Patents are now valuable of have a reduced value at the Internet models where the key factor, the more important driver is critical mass and ability to speedy execute the deployment of strategies for capturing the more market share as possible.

Mixing all this different variables, I believe that the good news for this sectors venture investments is that, if your have a differential knowhow, a team focused on business, a mix of Scientifics and managers that speak the language of money… your investment can reach good multipliers (such as internet biggest projects) but, more important, the probability of multiply your investment by 0 (Zero) is quite small here than in the next fashion social network you can imagine. So, the total return, averaged by all your portfolio, I guess that could be better at Biotech than at the Internet Startups

BioEconomy BigOpportunities?

Studying the last centuries and last years of economic revolutions, we see the best opportunities during periods when, a new technology offers an exponential growth during some decades.

Captura de pantalla 2014-10-21 a la(s) 11.13.58

I believe that, investing in BioTecnology, BioInformatics, BioPharma, BioMedicine, BioEconomy or BioEverything for the coming decades, is like investing in microelectronics in 60s,  in microcomputers in 80s or Internet at the beginning of this century.

I hope so! ;-)

PD: Thanks to my editors :-), @enriquegoizueta and @eliavallejo, for their help preparing this post.

Etiquetado ,

Esta tarde vuelvo a ser coFundador de BuyVIP

Esta tarde (26 de febrero) me han pedido que participe en una mesa redonda en el Satelec 2014 de mi escuela ETSIT de la UPM.

Como casi siempre que me llaman de mi Escuela, procuro participar y ayudar, incluso si es para hablar de emprendimiento (para lo que ya hay tanta gente tan bien preparada para hablar) ;-)

Cuando veo que siguen eligiendo el título de co-fundador de BuyVIP como primer resumen de mi experiencia, pienso que nunca me libraré del “efecto Luke Skywalker” (el actor que interpretó este papel en StarWars nunca más pudo trabajar en ningún otro papel en cualquier otra película). :-D

Acabo de publicar en http://www.medianet.es/medianet-y-buyvip-play-sam/ un pequeño resumen de este caso de éxito que no fue un éxito mío sino de toda mi empresa www.medianet.es y de otros socios. En MediaNet llevamos 18 años trabajando muy duro en diversos proyectos y donde ya nos estamos preparando para la “próxima canción del verano”.

Etiquetado , , ,

El poder del “sueldo emocional”

Imagen

 

¿Conocéis a alguien que últimamente haya dejado un trabajo bien pagado para “hacer algo que le gusta”?

¿Os habéis encontrado con alguien que ha pedido una excedencia en su trabajo para poder “cambiar de aires”?

¿Os parece lógico que haya gente prejubilada prematuramente que quiera trabajar, aunque sea con un sueldo simbólico, para seguir aprendiendo, para tener un reto intelectual, para contagiarse de un equipo entusiasta con una idea?

¿Habéis encontrado alguna vez un amigo que ha dejado su jaula de oro en algún trabajo para volver a ponerse a prueba, a retarse a sí mismo?

¿Te parece ciencia ficción que alguien deje un trabajo seguro en los tiempos que corren?

Afortunadamente, por mi trabajo, tengo la suerte de estar rodeado siempre de colaboradores, clientes y amigos que no tienen miedo a cambiar de trabajo porque creen firmemente que la seguridad profesional no se consigue aferrándose a supuestas conquistas profesionales sino precisamente poniéndose a prueba en todo momento, manteniéndose al día como mejor estrategia de mejora y supervivencia.

Y cada vez más, parece que precisamente este tipo de gente, que no le tiene tanto miedo al cambio, al reto, al aprendizaje continuo, a abandonar un supuesto status de seguridad y reconocimiento, son precisamente quienes, cuando cambian de trabajo, menos importancia dan a su próximo sueldo.

Y es que, siguiendo la didáctica pirámide de Maslow, pareciera que el trabajo sólo debe aportarnos dinero y éste ser meramente el medio para cubrir las necesidades básicas de los primeros escalones de dicha pirámide.

Pero el trabajo, al igual que la familia, o la educación, o el ocio, son ejes transversales que todos ellos contribuyen en cualquiera de los escalones de nuestra jerarquía de necesidades.

El trabajo, además de dinero, nos aporta (o no) amigos con los que compartimos mucho tiempo de nuestras vidas; nos aporta (o no) la sensación de pertenencia a un proyecto o una identidad común; nos hace identificarnos (o no) con valores profesionales y personales; nos hace crecer (o no) hacia un objetivo profesional en el que queramos vernos dentro de unos años (o no).

Por ello, cada vez más gente, cuando define un siguiente paso profesional, relativiza su retribución económica respecto a otras formas de retribución: retos intelectuales, proyectos interesantes por su contenido o por su impacto en los demás, gente de la que rodearse para aprender y con la que complementarse; ambiente y estilo de trabajo; libertad y autonomía para dar nuestro toque personal al trabajo que hacemos…

Si vemos las 4 empresas de mayor capitalización bursatil en USA en este momento, veremos que 3 de las 4 están basadas en conseguir atraer, retener, motivar a “gente con talento”. Y que lo que vincula a esta gente con talento con la empresa es la existencia de otra gente con talento y de proyectos y entornos pensados para desarrollar dicho talento.

Como empresa de la nueva economía del siglo XXI, cuando quieres tener a los mejores “cerebros de obra” y no “mano de obra” y sólo tienes dinero para ofrecer estás empezando a entrar en problemas. En mi sector (ingeniería, software, etc) tengo más que comprobado que los proyectos salen bien exclusivamente por tener a gente con capacidad y con compromiso. La personas con mayor capacidad no se “reclutan” si no que se convencen gracias a otra gente con talento. Y el compromiso “no se compra” sino que se construye, como las emociones, por contagio.

Por eso, las empresas pequeñas o medianas tenemos una enorme oportunidad sobre las grandes en este momento y todos los días vemos ejemplos de sectores que se remodelan destronando a grandes jugadores por la iniciativa de alguien “pequeño”.

Mirad donde lleva a cualquier gran empresa confundir a las personas con recursos. Probad a reclutar personal experto en tecnología utilizando el modelo “superlopez” de la compra de suministros.

Y es que los pequeños y los medianos ;-) todavía tenemos “alma” de empresa, somos capaces de compartir con nuestros colaboradores (o trabajadores) proyectos en común, proyectos a la medida de lo que todos queremos construir…y podemos pagar a todos nuestros colaboradores mucho más que la competencia gracias a una moneda (emocional) que se cultiva y se desarrolla en organizaciones con ideales y que desgraciadamente escasea enormemente en las grandes corporaciones.

Etiquetado , , , ,

Emprendedor: Ese error de concepto de los políticos

Imagen

Según la RAE (Real Academia de la Lengua), lo primero que vemos al consultar el significado de la palabra “emprendedor” es que se trata de un adjetivo, y no de un sustantivo. El adjetivo significa “que emprende con resolución acciones dificultosas o azarosas” (referencia RAE).

Entonces, les pregunto… señores políticos y metatrabajadores (esta palabra me la invento yo si es que no existe ya, y es para los que trabajan sólo hablando del trabajo de los demás)… ¿por qué pensamos que emprendedor es una alternativa a parado, o a autónomo, o a empresario, o a jubilado, o funcionario…? Todos estos aplican como sustantivo cuando hablan del status laboral de una persona. O ¿por qué pensamos que son un complemento a “empleo” que es un sustantivo (escaso eso sí)? Empleo y Emprendedores. Es como si dijéramos “Parados y pesimistas”, o “Autónomos y solitarios” o “Funcionarios y conservadores…” Hay correlaciones que hacen que estos sustantivos y adjetivos se unan a menudo, pero no mezclemos como arma de despiste.

Los “fomentadores de empleo” se han adueñado de una palabra que es una actitud (normalmente positiva ante los riesgos que nos presenta la vida en cualquier ámbito) para convertirla en una supuesta tabla de salvación al drama del paro. Están consiguiendo desgastar tanto la palabra que en breve volveremos a verlo con un calificativo peyorativo para alguien que no tiene otra cosa mejor que hacer. En el pasado la connotación del adjetivo era negativa respecto a los negocios, se decía que una persona era emprendedora o aventurera cuando se liaba la manta a la cabeza con demasiada facilidad. Evidentemente era una percepción muy negativa que nos ha pasado factura dado que inhibía a mucha gente con ganas de hacer, con ganas de cambiar y ganas de crear.

Pero hoy nos hemos ido al otro extremo. ¿no se puede ser funcionario emprendedor? Yo supongo que sí, que se puede ser emprendedor dentro de cualquier empresa, dentro de cualquier actividad personal o familiar y no sólo laboral. Por el mismo motivo que se puede ser funcionario inquieto, o funcionario optimista, o funcionario creativo (aunque no abunden). Pero hoy el adjetivo emprendedor está quedando estigmatizado pegado cada vez más al sustantivo “parado”, y a las personas que no tienen una mejor alternativa profesional.

Se puede ser parado emprendedor, y también profesor emprendedor, y ejecutivo emprendedor. Yo personalmente me considero empresario emprendedor. Empresario (con perdón) porque he conseguido formar y dirigir algunas empresas que ya funcionan y generan empleo, y emprendedor porque intento gestionarlas en una actitud continua de adaptación al cambio, de creación y de regeneración constante, de riesgo y apuesta permanente por asumir retos como única fórmula de supervivencia.

Sin embargo hace meses que pido que nadie me llame emprendedor, ni me invite a más charlas para dar consejos de emprendimiento. No me molestaba hasta hace poco, al igual que podían decir que soy alto, o pelirrojo, o creativo, o optimista…. Algunas actitudes vitales pueden ayudar en los negocios. Pero una actitud ante la vida no es una solución profesional, ni está restringida a los que no tienen empleo. Es una actitud que le pido a todos mis colaboradores y amigos profesionales, quieran montar una nueva empresa o quieran mejorar la empresa en la que trabajan probablemente por cuenta ajena.

Actitud emprendedora? Sí!,  ¡ por supuesto! … Con el talento de este país, si le sumamos este cambio de actitud en cada cosa que hacemos, no tenemos nada que envidiar a nadie.

Status de emprendedor?… No lo veo. Parece que hay tres posibilidades para que el que se quiere etiquetar así cuando se refiere a un autónomo:

– el 80% fracasará en 4 años (y no creo que nadie quiera cambiar al status de fracasado);

– o bien no conseguirá que su iniciativa prospere pero se las ingeniará para reconvertir su idea de manera ilimitada para permanecer en el glamuroso status de emprendedor de por vida (como el estudiante de por vida que acumula Masters como forma de ganar tiempo por la falta de opciones laborales)….

– y la tercera opción, conseguirá finalmente que su empresa funcione, y genere empleo para otros,… Bien!! Pero la mala noticia es que en este caso creo que la palabra emprendedor empieza a estar mal vista a partir de ¿50? ¿200 trabajadores? y tarde o temprano uno tiene que cambiarse el status a empresario (con perdón). Esta última fue, afortunadamente, mi situación hace tiempo que pasé de ingeniero emprendedor a empresario emprendedor. Quizá si no nos hubiéramos encargado de asociar tanto el sustantivo empresario con el adjetivo cabrón explotador, no tendríamos ahora que inventarnos nuevas palabras. Bien mirado, un emprendedor es alguien que quiere llegar a ser empresario. Y al fin y al cabo son los empresarios (y no los políticos) los únicos que crean empleo.

Señores, emprendan, por favor, pero como actitud ante la vida, mejorando su empleo actual o creándose uno nuevo si quieren. Pero recuerden que ser emprendedor no es un status, es sólo una actitud o un modo de trabajar, o un modo de buscar trabajo, o un modo de mantener tu trabajo reinventándolo cada día.

Kids Beating Asthma entre las top10 Apps

Kids Beating Asthma entre las top10 Apps sanitarias.

Votanos en http://www.redaccionmedica.com/#top10 @juliomayol @iclinicomadrid @medianet

La Web que hemos perdido

Por el interesante valor de la reflexión, aunque en el fondo fútil, reproduzco este post de Anil Dash, titulado The Web We Lost.

“The tech industry and its press have treated the rise of billion-scale social networks and ubiquitous smartphone apps as an unadulterated win for regular people, a triumph of usability and empowerment. They seldom talk about what we’ve lost along the way in this transition, and I find that younger folks may not even know how the web used to be.

So here’s a few glimpses of a web that’s mostly faded away:

  • Five years ago, most social photos were uploaded to Flickr, where they could be tagged by humans or even by apps and services, using machine tags. Images were easily discoverable on the public web using simple RSS feeds. And the photos people uploaded could easily be licensed under permissive licenses like those provided by Creative Commons, allowing remixing and reuse in all manner of creative ways by artists, businesses, and individuals.
  • A decade ago, Technorati let you search most of the social web in real-time (though the search tended to be awful slow in presenting results), with tags that worked as hashtags do on Twitter today. You could find the sites that had linked to your content with a simple search, and find out who was talking about a topic regardless of what tools or platforms they were using to publish their thoughts. At the time, this was so exciting that when Technorati failed to keep up with the growth of the blogosphere, people were so disappointed that even the usually-circumspect Jason Kottke flamed the site for letting him down. At the first blush of its early success, though, Technorati elicited effusive praise from the likes of John Gruber:

 [Y]ou could, in theory, write software to examine the source code of a few hundred thousand weblogs, and create a database of the links between these weblogs. If your software was clever enough, it could refresh its information every few hours, adding new links to the database nearly in real time. This is, in fact, exactly what Dave Sifry has created with his amazing Technorati. At this writing, Technorati is watching over 375,000 weblogs, and has tracked over 38 million links. If you haven’t played with Technorati, you’re missing out.

  • Ten years ago, you could allow people to post links on your site, or to show a list of links which were driving inbound traffic to your site. Because Google hadn’t yet broadly introduced AdWords and AdSense, links weren’t about generating revenue, they were just a tool for expression or editorializing. The web was an interesting and different place before links got monetized, but by 2007 it was clear that Google had changed the web forever, and for the worse, by corrupting links.
  • In 2003, if you introduced a single-sign-in service that was run by a company, even if you documented the protocol and encouraged others to clone the service, you’d be described as introducing a tracking system worthy of the PATRIOT act. There was such distrust of consistent authentication services that even Microsoft had to give up on their attempts to create such a sign-in. Though their user experience was not as simple as today’s ubiquitous ability to sign in with Facebook or Twitter, the TypeKey service introduced then had much more restrictive terms of service about sharing data. And almost every system which provided identity to users allowed for pseudonyms, respecting the need that people have to not always use their legal names.
  • In the early part of this century, if you made a service that let users create or share content, the expectation was that they could easily download a full-fidelity copy of their data, or import that data into other competitive services, with no restrictions. Vendors spent years working on interoperability around data exchange purely for the benefit of their users, despite theoretically lowering the barrier to entry for competitors.
  • In the early days of the social web, there was a broad expectation that regular people might own their own identities by having their own websites, instead of being dependent on a few big sites to host their online identity. In this vision, you would own your own domain name and have complete control over its contents, rather than having a handle tacked on to the end of a huge company’s site. This was a sensible reaction to the realization that big sites rise and fall in popularity, but that regular people need an identity that persists longer than those sites do.
  • Five years ago, if you wanted to show content from one site or app on your own site or app, you could use a simple, documented format to do so, without requiring a business-development deal or contractual agreement between the sites. Thus, user experiences weren’t subject to the vagaries of the political battles between different companies, but instead were consistently based on the extensible architecture of the web itself.
  • A dozen years ago, when people wanted to support publishing tools that epitomized all of these traits, they’d crowd-fund the costs of the servers and technology needed to support them, even though things cost a lot more in that era before cloud computing and cheap bandwidth. Their peers in the technology world, though ostensibly competitors, would even contribute to those efforts.

This isn’t our web today. We’ve lost key features that we used to rely on, and worse, we’ve abandoned core values that used to be fundamental to the web world. To the credit of today’s social networks, they’ve brought in hundreds of millions of new participants to these networks, and they’ve certainly made a small number of people rich.

But they haven’t shown the web itself the respect and care it deserves, as a medium which has enabled them to succeed. And they’ve now narrowed the possibilites of the web for an entire generation of users who don’t realize how much more innovative and meaningful their experience could be.

BACK TO THE FUTURE

When you see interesting data mash-ups today, they are often still using Flickr photos because Instagram’s meager metadata sucks, and the app is only reluctantly on the web at all. We get excuses about why we can’t search for old tweets or our own relevant Facebook content, though we got more comprehensive results from a Technorati search that was cobbled together on the feeble software platforms of its era. We get bullshit turf battles like Tumblr not being able to find your Twitter friends or Facebook not letting Instagram photos show up on Twitter because of giant companies pursuing their agendas instead of collaborating in a way that would serve users. And we get a generation of entrepreneurs encouraged to make more narrow-minded, web-hostile products like these because it continues to make a small number of wealthy people even more wealthy, instead of letting lots of people build innovative new opportunities for themselves on top of the web itself.

We’ll fix these things; I don’t worry about that. The technology industry, like all industries, follows cycles, and the pendulum is swinging back to the broad, empowering philosophies that underpinned the early social web. But we’re going to face a big challenge with re-educating a billion people about what the web means, akin to the years we spent as everyone moved off of AOLa decade ago, teaching them that there was so much more to the experience of the Internet than what they know.

This isn’t some standard polemic about “those stupid walled-garden networks are bad!” I know that Facebook and Twitter and Pinterest and LinkedIn and the rest are great sites, and they give their users a lot of value. They’re amazing achievements, from a pure software perspective. But they’re based on a few assumptions that aren’t necessarily correct. The primary fallacy that underpins many of their mistakes is that user flexibility and control necessarily lead to a user experience complexity that hurts growth. And the second, more grave fallacy, is the thinking that exerting extreme control over users is the best way to maximize the profitability and sustainability of their networks.

The first step to disabusing them of this notion is for the people creating the next generation of social applications to learn a little bit of history, to know your shit, whether that’s about Twitter’s business model or Google’s social features or anything else. We have to know what’s been tried and failed, what good ideas were simply ahead of their time, and what opportunities have been lost in the current generation of dominant social networks.

So what did I miss? What else have we lost on the social web?

Etiquetado , ,

Visto en el #CASEIB12. Nuevas Tecnología

Visto en el #CASEIB12.

Nuevas Tecnologías en la Ingeniería Biomédica: TEMAT: Tissue Engineering Interfaces and Material Sciences; CELLT: Cell Therapies for Repair and Replacement; REMOD: Regulatory Moleculs and Delivery Ssytems; IMONIT: Imaging, Modelling and Monitoring of Regeneration.
Dejemos de llamar Nuevas Tecnologías simplemente al “uso” de ordenadores, Internet o del móvil

Me gusta la actualización a 4.1.1 del Sa

Me gusta la actualización a 4.1.1 del Samsung Galaxy III

Así nos ven desde Alemania

Traducción de un artículo publicado el jueves 6 en varios periódicos económicos alemanes, por Stefanie Claudia Müller, su corresponsal en España:

Hoy, 6 de septiembre, se encuentran en Madrid los gobiernos de Alemania y España, acompañados de un nutrido grupo de empresarios, y donde seguro hablarán sobre las condiciones para poder otorgar más ayudas financieras a España o a su sistema bancario. En los dos lados se ha elevado el tono en los últimos meses y es con gran expectación que España espera ahora la decisión que va a tomar el Tribunal Constitucional alemán, que esa sí es crucial, el día 12, sobre la conformidad o no del rescate europeo y las obligaciones derivadas para los alemanes.

En Alemania crece la critica contra la supuesta “mentalidad de fiesta” de los españoles; en España los medios cada vez son más negativos con la supuesta dureza de la canciller Merkel. Pensamos que la situación es mucho más compleja de lo que presentan ambos gobiernos y la mayoría de los medios. España no es Grecia, pero España puede ser un paciente crónico si Alemania, junto con Europa, no contribuye a solucionar sus verdaderos problemas.

España no debería recibir más dinero sin que se cambie a fondo el sistema político y económico, hoy en manos de una oligarquía política aliada con la oligarquía económica y financiera, y sin que se aumente la participación ciudadana real en las decisiones políticas . Para no perpetuar la crisis y endeudar a los españoles durante generaciones, el Gobierno español debe reformar a fondo la administración de las comunidades autónomas y los ayuntamientos, en su mayoría en bancarrota y completamente fuera de control, sometiendo a referéndum el modelo de Estado.

Este tema es la clave del futuro de España, porque las regiones, ayuntamientos y diputaciones son los responsables de los dos tercios del gasto público -234.000 millones frente a 118.000 el Estado en 2011-, excluyendo la Seguridad Social -23.000 millones-, y este gasto se realiza en condiciones de descontrol, despilfarro y corrupción totalmente inaceptables. Las razones verdaderas de la crisis del país, en consonancia con lo dicho, nada tienen que ver con salarios demasiado altos -un 60 % de la población ocupada gana menos de 1.000 euros/mes-, ni pensiones demasiado altas -la pensión media es de 785 euros, el 63% de la media de la UE-15- ni pocas horas de trabajo, como se ha trasmitido a veces desde Alemania. A España tampoco le falta talento, ni capacidad empresarial ni creatividad. Tiene grandes pensadores, creativos, ingenieros, médicos excelentes y gestores de primer nivel.

La razón de la enfermedad de España es un modelo de Estado inviable, fuente de todo nepotismo y de toda corrupción, impuesto por una oligarquía de partidos en connivencia con las oligarquías financiera y económica, y con el poder judicial y los organismos de control a su servicio. En España no existe separación de poderes, ni independencia del poder judicial, ni los diputados represen tan a los ciudadanos, solo a los partidos que los ponen en una lista. Todo esto lleva también a una economía sumergida que llega al 20% del PIB y que frena la competencia, la eficacia y el desarrollo del país. Además, detrae recursos con los que podrían financiarse educación y sanidad.

Las ayudas para España, igual que para otros posible candidatos de rescates, no deben ir a bancos ya casi en bancarrota y fuertemente politizados. En la CAM, el Gobierno ha comprometido 16.000 millones de dinero público en lugar de cerrarla; en Bankia, 23.000, y el Ejecutivo acaba de darle 5.000 millones urgentemente para cubrir pérdidas en vez de cerrarla, y además de forma tan extraña que despierta todo tipo de recelos. ¿Por qué se ha utilizado el dinero de los españoles (FROB) en vez de esperar los fondos de la UE? Es lícito suponer que la razón es la siguiente: los bancos no quieren que la UE investigue sus cuentas.

Control estricto y duras condiciones. Ya el caso de Grecia ha demostrado que las ayudas europeas tienen que estar vinculadas a un control estricto y condiciones duras. Esas condiciones no pueden solamente representar recortes sociales o subidas brutales de impuestos, como hace ahora el Gobierno de Mariano Rajoy con la excusa de Europa . Se tiene que cambiar más en España que cortar gasto social, que de todos modos es mucho más bajo que en Alemania, y hay otros gastos infinitamente más relevantes que se pueden eliminar. Además, los casos de corrupción resultan tan escandalosos, incluso en el propio Gobierno, que uno solamente puede llegar a una conclusión: el dinero de Europa no puede ser manejado por personas tan increíblemente corrompidas.

La pasada semana el ministro de Industria Soria -imputado también por corrupción urbanística en Canarias- acusó al ministro de Hacienda en el Consejo de Ministros de favorecer descaradamente a la empresa líder de renovables, Abengoa, de la que había sido asesor, en la nueva regulación de estas energías, que reciben más de 7.000 millones de euros de subvenciones anualmente. Y Rajoy, al que entregó una carta probatoria, ni dijo ni hizo absolutamente nada.

No puede permitirse por más tiempo este nivel de corrupción, y menos aún a 17 regiones funcionando como estados independientes, con todos los organismos multiplicados por 17, desde 17 servicios meteorológicos a 17 defensores del pueblo, con 200 embajadas, 50 canales de TV regionales en pérdida, 30.000 coches oficiales o 4.000 empresas públicas que emplean a 520.000 personas, creadas específicamente para ocultar deuda y colocar a familiares y amigos sin control ni fiscalización alguna. En conjunto, unos 120.000 millones, equivalentes al 11,4% del PIB, se despilfarran anualmente en un sistema de nepotismo, corrupción y falta de transparencia .

Y con esto se tiene que acabar, entre otras cosas, porque ya no hay dinero. Los últimos datos de las cuentas públicas conocidos la pasada semana son escalofriantes. El déficit del Estado a julio ascendió al 4,62% del PIB, frente a un déficit del 3,5% comprometido con la UE para todo el año (del 6,3% incluyendo regiones y ayuntamientos). Pero lo realmente inaudito es que España está gastando el doble de lo que ingresa. 101.000 millones de gasto a julio fren te a 52.000 millones de ingresos, y precisamente para poder financiar el despilfarro de regiones y ayuntamientos, que no están en absoluto comprometidos con la consolidación fiscal.

El tema del déficit público es algo que roza la ciencia ficción, y que ilustra perfectamente la credibilidad de los dos últimos gobiernos de España.
En noviembre de 2011, el anterior Gobierno dijo que el déficit público era del 6% del PIB; a finales de diciembre, el nuevo Gobierno dijo que le habían engañado y que el déficit era superior al 8%, y que se tomaba tres meses para calcularlo con toda precisión. A finales de marzo, se dijo que definitivamente era del 8,5%, y ésta fue la cifra que se envió a Bruselas. Dos semanas después, la Comunidad de Madrid dijo que sus cifras eran erróneas y el Ayuntamiento de la capital igual… el déficit era ya del 8,7%.

Sin embargo, la semana pasada el INE dijo que el PIB de 2011 estaba sobrevalorado y, con la nueva cifra, el déficit era del 9,1%; dos días después, Valencia dijo que su déficit era de 3.000 millones más; o sea, que estamos en el 9,4% y las otras 15 CCAA y 8.120 ayuntamientos aún no han corregido sus cifras de 2011. Lo único que sabemos es que están todas infravaloradas. El déficit real de 2011 puede estar por encima del 11% , por lo cual en 2012 se está gastando el doble de lo que se ingresa. Como dice el Gobierno de Rajoy, “estamos en la senda de convergencia”. Y es verdad… de convergencia hacia Grecia.
Claramente, la joven democracia española tiene todavía muchos déficits de representatividad y de democracia que deberían interesar a la canciller Merkel y también a Europa, si queremos evitar una Grecia multiplicada por cinco y salvar el euro. Esto es lo que ha hecho posible el despilfarro masivo de las ayudas europeas, con una asignación disparatada de las mismas, a pesar de que estas ayudas han supuesto una cifra mayor que la del Plan Marshall para toda Europa.

Es frustrante que a causa de este sistema oligárquico nepotista y corrupto se destroce talento y creatividad y que ahora muchos jóvenes se vean forzados a trabajar fuera, muchos en Alemania. Esa situación nos ha llevado a una distribución de riqueza que es de las más injustas de la OECD. La antaño fuerte clase media española está siendo literalmente aniquilada.
Resumiendo: no es una falta de voluntad de trabajo, como se piensa tal vez en algunos países del norte de Europa, lo que hace que España sufra la peor crisis económica de su Historia. Es un sistema corrupto e ineficiente. La crítica del Gobierno alemán y sus condiciones para un rescate de España se deberían concentrar en la solución de esos problemas. En caso contrario, solo conseguirán que una casta política incompetente y corrupta arruine a la nación para varias generaciones.

*Stefanie Claudia Müller es corresponsal alemana en Madrid y economista.